Promover las energías renovables con la colaboración de las áreas urbanas y rurales

Fotografía: Appolinary Kalashnikova via Unsplash

Brest (Francia) sirve de ejemplo con su acuerdo urbano-rural

Las energías renovables, como futuras sustitutas de los combustibles fósiles, son cada vez más populares. Los centros urbanos, sin embargo, presentan una gran demanda de energía y los espacios reservados para energías renovables son escasos. Por este motivo, las ciudades dependen del desarrollo de fuentes de energía renovable, que viene de la mano de las zonas rurales circundantes. La ciudad francesa de Brest presenta un proyecto en cuyo centro se encuentra esta idea, como parte del proyecto de regiones con energía renovable (RegEnergy) de la Alianza del Clima.

El objetivo de RegEnergy de la Alianza del Clima es extender el alcance de las energías renovables mediante la colaboración entre las ciudades y sus zonas rurales cercanas. Brest, como parte de este proyecto, contribuye un innovativo contrato entre la ciudad y lo rural. En 2015, Francia introdujo un nuevo programa de cooperación entre áreas urbanas y rurales a través de contratos recíprocos. Tan solo un año después, la región metropolitana de Brest y las regiones adyacentes del centro-oeste de Bretaña (COB por sus siglas en francés) se convirtieron en las primeras en firmar dicho contrato. El objetivo de esta alianza es romper los obstáculos administrativos, establecer flujos de trabajo conjuntos y tomar provecho de las fortalezas del otro. «Este tratado nace del deseo político de formar relaciones fuertes entre ambas áreas.  Ya antes de que se firmara el acuerdo, la ciudad Brest y COB colaboraban, en distintos sectores, como, por ejemplo, el sanitario. El proyecto conjunto y la firma del tratado nos ha unido más que nunca», comenta Sylvie Mingant, responsable del área de Energía de Brest Métropole. 

En la práctica, esta alianza se traduce en un diálogo continuado y flexible. El objetivo es el desarrollo y el intercambio del conocimiento común relativo a cada área y a los actores locales, así como comprender los retos a los que se enfrenta cada parte y compartir experiencia, estrategias e instrumentos. La cooperación va acompañada de un comité supervisor, que evalúa el progreso y pone énfasis en la sinergia. Además de los proyectos energéticos, el contrato engloba otros campos de trabajo, como la economía, la salud y la cultura.

En lo que respecta a la energía y el medio ambiente, esta asociación ya ha demostrado sus logros en sus primeros años. La industria maderera en COB, por ejemplo, se ha expandido para abarcar y promover la calefacción con leña y proyectos de redes de calefacción en Brest. Se emplea la madera procedente de los bosques regionales, concretamente los restos empleados para la construcción. "La puesta en marcha de la red de calefacción está prevista para septiembre de 2023 y debería resultar en una reducción de 2.500 toneladas de emisiones de CO2 en Brest. La madera que va a emplearse procederá principalmente de zonas cercanas», explica Sylvie Mingant. Gracias a su participación en el proyecto RegEnergy, ambos territorios han podido fortalecer aún más sus relaciones y, en concreto, aumentar su abastecimiento de energías renovables. COB, por ejemplo, ha podido aprovechar la experiencia del centro urbano relacionada con los catastros solares para adaptarla y aplicarla a las necesidades de las zonas rurales. De esta manera, los ciudadanos han podido formar su propio potencial de energía solar. La tecnología solar es cada vez más relevante en todo el país y los distintos municipios son progresivamente más conscientes de la importancia de los proyectos de energía renovable.

La colaboración entre la ciudad francesa de Brest y las zonas circundantes del centro-oeste de Bretaña ha resultado a una gran cantidad de ventajas. Juntos, se ha formado una alianza que beneficia a ambas partes. La metrópolis de Brest, junto con el equipo de proyecto RegEnergy, expondrá sus logros a posibles partes interesadas en mayo: La conferencia final de RegEnergy tendrá lugar en Oceanopolis, Brest, el 18 de este mes, con el apoyo de la Presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea y con el logo «Una alianza urbano-rural para las energías renovables». En esta conferencia, el equipo del proyecto presentará una gran cantidad de ejemplos prácticos y demostrará cómo una alianza de este tipo puede contribuir a una transición energética exitosa.

Más información

Escrito en abril de 2022