Qué pueden hacer las ciudadaes para combatir las altas temperaturas

Fotografía: Yusuf Evli via Unsplash

La ciudad de Worms, Alemania: campañas participativas e informativas y ayudas específicas.

El verano está a la vuelta de la esquina. Ya han llegado los primeros días calurosos del año y, con ellos, más ciudades se enfrentan a la misma incógnita: cómo prepararse para el calor extremo ante la crisis climática. Según los pronósticos, las temperaturas seguirán aumentando, por lo que el estrés y la tensión, sobre todo en los grupos vulnerables, también será mayor. La ciudad de Worms ha tomado medidas e implementado nuevas caminos para su plan de acción contra las olas de calor.

«Como una de las ciudades más calurosas de Alemania, sabemos que tenemos que actuar», dice la gerente de la Alianza del Clima, Selma Mergner, sobre el plan de acción frente a las olas de calor. Este plan ya se había definido en los conceptos del ayuntamiento de Worms, redactados para adaptarse a la crisis climática. «Adaptarnos significa conseguir que las ciudades sigan siendo habitables. Es precisamente por eso que hemos decidido contar con un plan de acción frente a las olas de calor, para tomar medidas preventivas que protejan la salud de nuestros ciudadanos», explica Selma Mergner.

La adaptación al cambio climático con tareas comunitarias
Este proyecto se centra concretamente en los grupos vulnerables, como los jóvenes, las personas de mayor edad o que sufren alguna enfermedad, así como los empleados que trabajan al aire libre y las personas sin hogar. Todas las partes interesadas locales que entran en contacto con estos grupos, ya sea a través de empleados administrativos municipales, el cuerpo de bomberos, asociaciones sociales o personal de guarderías, tienen como objetivo desarrollar el plan de acción frente a las olas de calor de la manera más práctica posible y centrándose en las necesidades reales de los afectados. La implementación y el desarrollo futuro del plan se verá acompañado de un comité directivo. Las mismas medidas se han desarrollado en talleres específicos para cada grupo, teniendo en cuenta a las partes interesadas. Junto con la ciudad colaboradora Metz, Francia, la municipalidad de Worm ha identificado islas de calor y refugios climáticos en cooperación con los ciudadanos como parte de la iniciativa TANDEM de la Alianza del Clima.

Mapas para medidas específicas
La información crítica sobre islas de calor crea una importante base para el plan de acción contra las olas de calor en Worm. Estos mapas muestran las áreas y puntos que tienen mayor riesgo de alcanzar altas temperaturas, lo que permite tomar medidas más específicas. Estos puntos se han combinado con datos geográficos gracias al centro de competencia para el impacto del Cambio Climático de Renania-Palatinado. Los mapas de riesgo resultantes proporcionan información muy precisa sobre los puntos de mayor peligro en caso de una ola de calor. «Gracias a estos mapas, podemos saber exactamente dónde aumentan las temperaturas de manera excesiva al mismo tiempo que sabemos dónde se encuentran los grupos vulnerables, como, por ejemplo, es el caso de guarderías o centros de atención. Nuestras medidas tienen que empezar aquí», enfatiza Mergner. Tan pronto el ayuntamiento de la ciudad adopte el plan de acción contra las olas de calor, los mapas se publicarán y todos los ciudadanos podrán acceder a ellos en el sitio web de la ciudad.

Establecer estructuras de apoyo
«Es esencial que se informe y conciencie a la población sobre el cambio climático. Por este motivo, ofrecemos formación para la protección contra las altas temperaturas por razones de salud y desarrollamos materiales con información relevante. Con nuestro plan de acción contra el calor, queremos asentar las estructuras para poder ofrecer rápidamente la ayuda necesaria durante las olas de calor», explica Mergner. Worms ofrece, por ejemplo, medidas como una línea telefónica o servicios de envío a casa en casos de calor extremo. Gracias a la primera, la línea telefónica, los ciudadanos registrados reciben alertas sobre las olas de calor y consejos para protegerse de las mismas. La ciudad pretende ayudar a las personas afectadas complementando las medidas a corto y largo plazo del plan de acción.

El plan de acción de Worms registra los puntos de altas temperaturas en la ciudad con el objetivo de ayudar a la comunidad. La línea telefónica se presenta como un proyecto piloto. Además, se hará pública la información de los refugios climáticos para la población. Por otro lado, se pretende atraer a los ciudadanos a sitios más frescos en la ciudad, como iglesias históricas.

Worm se ve acompañada no solo por la Alianza del Clima, sino también por instituciones científicas, para lograr los ambiciosos planes del proyecto Hitze Sicher/Worms (seguridad ante las altas temperaturas/Worms). Se pretende que a largo plazo este concepto pueda transferirse a otros municipios. Es evidente que las consecuencias de la crisis climática serán cada vez más notables, a través de la prevalencia, la intensidad y el aumento de las olas de calor. Por tanto, se espera que las ciudades se preparen para las olas de calor con conceptos y medidas adecuadas.

Lea más al respecto

Escrito en junio de 2022